Que es el Black Friday?


black friday
El próximo 24 de noviembre es el Black Friday , una tradición americana que sigue al Día de Acción de Gracias, que sirve de pistoletazo de salida para las compras navideñas y que ha sabido hacerse un hueco en el calendario comercial español. A la hora de consumir las fronteras se disipan y las grandes superficies, cadenas y tiendas locales adaptan una jornada que cada vez gana más peso y poder en las ventas anuales, llegando hasta el 6% en algunos casos.

Pero más allá de los datos más conocidos, ¿qué hay detrás del Black Friday y por qué va ganando importancia?

¿Qué es?

Simple y llanamente, es un día en el que una gran cantidad de tiendas lanzan grandes ofertas e importantes descuentos. Una especie de rebajas, pero mucho más concentradas: los negocios españoles optan por hacerlo o bien en el mismo día del Black Friday o sacar ofertas desde la semana anterior y alargarlo hasta el lunes 30, el llamado Cyber Monday. En Estados Unidos esta última era una práctica habitual en años anteriores, pero muchos comerciantes optan por concentrarlo todo en el viernes, creando así una mayor expectación y urgencia de compra en el cliente.

¿Por qué se celebra?

En su origen, en Estados Unidos, es el viernes del puente en el que se empiezan a realizar las compras navideñas, aprovechando que es fiesta en gran cantidad de estados: el jueves es Acción de Gracias y al día siguiente muchos no trabajan, por lo que es una buena ocasión para adelantar las compras de Navidad o simplemente aprovechar para hacer compras imprevistas.

¿Cuándo se celebra?

La fecha exacta varía cada año. Se realiza en el fin de semana posterior a la celebración de Acción de Gracias en Estados Unidos, es decir, cada cuarto jueves del mes de noviembre. El Black Friday es el día inmediatamente posterior: este año es el 27 de noviembre y el año pasado, en 2014, fue el 28 de noviembre, mientras que en 2013 se celebró el 29 del mismo mes.

¿Por qué Black Friday ?

Erigido en uno de los días de mayor consumo del año, si no el que más en ciertos ejercicios anteriores, se le llama Black Friday (viernes negro) porque con los ingresos generados en este día la contabilidad de muchas tiendas pasa de “números rojos” o pérdidas a “números negros” (ganancias).

¿Por qué ha llegado a España?

Porque a las tiendas les conviene -empiezan a facturar antes por el periodo navideño- y a los clientes los beneficia -obtienen descuentos antes de Navidad-. Ambos ganan, igual que la economía. Amazon lo importó hace unos tres años y hoy está muy extendido. Traer días comerciales desde otras partes del mundo no es nuevo, ni seguramente será el último ejemplo. Es una situación similar al Día de los Solteros, que cada vez va saliendo más de las fronteras chinas para convertirse en algo global, o al menos eso es lo que se pretende impulsar desde el gigante asiático y desde las oficinas de Alibaba, el gigante del comercio electrónico que ha fagocitado y hecho suya esa celebración.

¿Quién participa?

Hay ofertas y descuentos desde grandes superficies a tiendas locales. Participan El Corte Inglés, Carrefour, Worten, Toys “R” Us, Blanco, Oysho, PCComponentes, Amazon, Groupon, eBay… Del mundo digital al mundo físico, todos intentan aumentar ventas antes de que lleguen las compras de Navidad.

¿Qué se compra?

Los descuentos abarcan casi cualquier producto de ocio. Según datos de la consultora GFK, en un estudio elaborado para Worten, entre los productos que se comprarán sobresalen moda y complementos (adquiridas por el 61%), con electrónica, imagen, sonido y electrodomésticos por detrás (43%) y juguetes cerrando el particular podio con el 24,5%.

¿Es sólo online?

No. El empuje del componente tecnológico en las ventas hace que se asocie el Black Friday con las compras online, pero hay que tener en cuenta que las tiendas físicas de las grandes cadenas también tendrán descuento. Además, desde el año pasado se ven iniciativas de redes locales de comerciantes que apuestan por unirse y lanzar campañas conjuntas para potenciar el Black Friday en el comercio de proximidad. En este sentido, casi un tercio de los encuestados por GFK sostienen que comprarán sólo a través de internet, mientras que un porcentaje igual lo combinará con compras en tiendas.